domingo, 16 de marzo de 2008

REFLEXIONES PRE-SEMANA SANTA Y POST ELECCIONES

Afortunadamente, ya ha pasado una semana de los “fastos” de la campaña electoral, y nos encontramos en época de recogimiento y devoción para los católicos, y vacacional para todo el mundo.

Pasados estos ocho días, y después de haber leído y oído diferentes puntos de vista, lo primero que salta a la vista es el hecho de encontramos ante una situación de claro bipartidismo – siguiendo en parte la pauta marcada por la mayoría de países del mundo occidental, a excepción de Italia – en detrimento de partidos pequeños y sobre todo, de nacionalistas.

La debacle en Esquerra Republicana de Catalunya, no tan solo ha sido motivada por un traspaso de “voto útil” al PSC – PSOE (no deben olvidar los socialistas catalanes a su mater amantísima), sino a una imagen del partido independentista de apoltronamiento en sus cargos públicos; una vez conseguido el poder, mantenerlo para su exclusivo beneficio, con lo cual, la razón del independentismo se transforma en simplemente conservar el puesto de trabajo... en la administración pública.

Para más Inri, los dos principales líderes del partido, son a la vez, oponentes en cuanto a concepto de dirección y futuro del mismo. No es descartable una escisión de alguna de las facciones.

En lo que respecta a CiU, su mensaje era moderado, más cercano a la gobernabilidad con el gobierno central, postura esta defendida por Duran y Lleida, pero no por Artur Mas, que casi no se ha dejado ver en esta campaña. También existen discrepancias entre ambos líderes, y estas fluyen en el resultado electoral. Los nacionalismos en el 2008, atraen poco a las nuevas generaciones que, al menos en Cataluña, no contemplan como necesarias las constantes reivindicaciones de los partidos independentistas, puesto que hablamos y escribimos con toda normalidad el catalán, lo vemos en la publicidad institucional, en los medios de comunicación y no hay nada prohibido, con lo cual, la independencia no es un objetivo.

En lo que respecta a Iniciativa-Verds – Izquierda Unida en el resto de España - su sumisión al partido en el gobierno, su cambio ideológico, sin definición ni estrategia clara, - lo que no obvia a que ha sido un partido que JAMÁS ha ganado unas elecciones, pero que siempre ha gobernando, especialmente en ayuntamientos, y ahora en la Generalitat de Cataluña – su un tanto desfasado mensaje, disfrazado de ecologismo, con total abandono del marxismo, pero con la estética del mismo, y que en el caso catalán le ha llevado a más de una escisión, dando poca credibilidad – y crédito bancario – en estas generales, era de esperar su escaso resultado, también motivado por un coordinador sin liderazgo ni ideas.

Evidentemente, socialistas y populares se reparten el parlamento. Los primeros, a pesar de las encuestas, durante toda la campaña se notaba su inseguridad con los resultados. Habría de analizarse con más profundidad, si el atentado contra Isaías Carrasco, pudo condicionar un cambio repentino en la elección de algunos votantes, tal como sostiene Aleix Vidal Cuadras. Nada es descartable y todo es posible.

En cuanto a los populares, si bien Mariano Rajoy tiene personalidad, es un gran parlamentario, con absoluto convencimiento de sus ideas, el equipo que le rodea es disperso, todavía con parte de la herencia de Aznar, pero sin querer manifestar una postura de derechas específica y concisa, con errores en la comunicación entre partido y grupo parlamentario, y con el mensaje a emitir – vease Zaplana – y por supuesto, con fallos graves de estrategia en lo referente a Cataluña y su concepto de la misma.
Otro punto a destacar la participación, y el extraño magnetismo que pueden ejercer una elecciones generales; los españoles tenemos más interés por elegir el gobierno del estado, que el autonómico o el de la ciudad, más próximos al ciudadano.

Debido a la alta participación, hay un tema que no se ha planteado: un cambio en el sistema electoral, actualmente desfasado y corrompido, puesto que con las listas cerradas en más de una ocasión, un partido puede “justificar” una prebenda o pagar un favor. Las listas cerradas permiten que cualquier advenedizo entre en política – si eres un inútil, vete a la política. Y podemos comprobarlo con nuestros gobernantes o los representantes de partidos.

Hoy en día, y en todas partes, los políticos son profesionalmente incompetentes, humanísticamente mal preparados, necios intelectualmente y socialmente poco reconocidos, con falta de ideas, liderazgo, imaginación y empuje, habiéndose convertido en una casta muy costosa de mantener, cuya utilidad debería cuestionarse.

Las listas abiertas, una segunda vuelta en unas elecciones, etc., representarían un revulsivo al país. La persona que por una ideología o una causa, sufre, siente, lucha, trabaja vive y a veces enferma, es la que en verdad puede proporcionar nuevos valores y nuevas energías. Un político debería representar una circunscripción o sector más definido y más conocido entre sus convecinos. Un sistema como anglosajón que permita la democracia por la democracia.

En conclusión, se puede decir que se presenta una legislatura de gobierno débil y de pacto puntual, con una soterrada crisis económica y donde si bien se ha pasado cuatro años con leyes como la memoria histórica, los matrimonios homosexuales, etc. que han movilizado a la sociedad, pero no han costado dinero, el próximo periodo legislativo será condicionado por decisiones mucho más política y económicas que sociales.

¡Buena Semana Santa a todos!

11 comentarios:

Pere-Màrtir dijo...

Hola, Marta:

Ya sabes que en el tema político no coincidimos nunca, a diferencia del artístico...

Dices que en "detrimento de partidos pequeños y sobre todo de nacionalistas". ¡Será que PSOE y PP no son nacionalistas! Lo que pasa que para vosotros, los españolistas, solo veis nacionalismos cuando se habla de naciones sin estado.

También afirmas que los "...nacionalismos en el 2008, atraen poco...puesto que hablamos y escribimos con toda normalidad el catalán...etc... etc.." O sea, que para ti los nacionalismos (catalanes, of course)solo tendrían razón de ser si no hablásemos ni escribiesemos con "normalidad" en catalán. Marta: esto es reducirlo a una visión muy limitada y restringida. No solo de la lengua vive el hombre (aunque es muy importante).

Nacionalismo o, sin miedo, sencilla y claramente independentismo (que es diferente) es esto (lo de la lengua) y otras muchas cosas. En todo caso estoy de acuerdo en que no es un objetivo (la independencia de España) mayoritario de los catalanes. Hoy.

Por donde se te vé "el llautò" (plumero, para los que no entienden catalán, lengua románica)es por lo de Isaias Carrasco. Me suena al atentado del 11-M, ¿te acuerdas?: "hay dos lineas de investigación y dale que te pego..." ¡Hay que saber perder, como hemos perdido los independentistas! ¡Por esta misma regla de tres, podríamos decir que Aznar ganó en su dia por el efecto simpatia, cuando el explosivo que le colocaron en su tanque (perdón, en su coche blindado)!...

Lo cierto es que el PP., si quiere ganar, no tiene que convencer a los españoles (bueno, a los andaluces si). Tiene que convencer a vascos y sobre todo catalanes. Y de momento equivocan absolutamente la estrategia. Me ofrezo (cobrando. Ya sabes lo insolidarios que somo los catalanes independentistas) de asesor. Pásalo.

Salut! (¡Salud!)

MARTA TEIXIDÓ dijo...

Hola Pere Màrtir,

Me has dejado "baldada", o sea hecha un cisco. Te me has tirado a la yugular implacablemente.

Pues me temo que el nacionalismo que tu practicas - procedente de la generación nacida en los cincuenta - no tiene el mismo interés para los jóvenes veinteañeros, porqué el catalán lo hablan y escriben con frecuencia.

No reduzco el nacionalismo, pero hay que reconocer, apreciado Pere Màrtir, que las últimas generales han demostrado que su ideología - que no tiene, puesto que no hay plantemameintos económicos, sociales o políticos - sólo la independencia - no ha calado en la sociedad.

Y en absoluto TODOS LOS CATALANES, quieren la independencia, ni es un objetivo global.

Y no es que se vea el ",llautó", pero desgraciadamente, la vida humana importa muy poco a grandes objetivos políticos y yo no descarto nada.

Paul Valery, un conocido y reputado escritor dijo: "La guerra es una masacre entre gente que no se conoce, a beneficio de gente que si se conoce, pero que no se mata".

Creo que esta frase podría aplicarse perfectamente al caso que nos ocupa.

Petonets, Pere Màrtir, bona Setmana Santa.

Pere-Màrtir dijo...

Hola, Marta:

Ante todo decirte que no es mi intención dejarte "baldada". Y aunque es posible que tenga antepasados vampiros (lo digo por el castillo de Drácula, en Brasov y mi apellido es Brasó...)tampoco quiero saltarte a la yugular.

Mi intención es opinar. Y en algunas cosas políticas discrepamos "ligeramente". Sin acritud...

Dices que no hay planteamientos sociales, ni económicos ni políticos. Claro que los hay, pero sin una Autonomía real (¿cuantos traspasos faltan, quien tiene la gestión de Aeropuertos, Cercanías Trenes, Puertos, Infraestructuras varias, Hacienda, etc.?)y recortando cualquier atisbo en el Estatut de nuevas competencias no se puede hablar por hablar, ni vender por vender... Y reconozco que no hay nada que hacer: los jovenes (salvo excepciones) no están demasiado involucrados en temas sociales, económicos ni politicos. Y menos, lingüisticos. Y los adultos al oir la palabra maldita "independencia" la reducen a confrontación. Tu misma estas hablando de guerra y vidas. Yo no.

En fín y en eso estoy totalmente de acuerdo contigo: no todos los catalanes, ni mucho menos, quieren la independencia ni es un objetivo global.

Pero aún no me has dicho nada sobre la estrategia tan nefasta del PP, que aunque dé resultados en la España tan solidaria (Madrid, Valencia, Castilla profunda, etc.) no los obtiene en la Catalunya tan insolidaria...

Buen descanso semanal y petons. ¿Por cierto, ya has pasado por la nueva Galería?

Rubentxo dijo...

Hola, Marta.
Interesante análisis político.
No voy a comentar demasiado, porque la campaña de este año me ha dejado saturado para una buena temporada...
Sólo algunas opiniones:
A mí no me gusta en absoluto ese bipartidismo al que ya nos hemos rendido, no es bueno para una democracia sana. Y lo de listas abiertas o cerradas, supongo que tienes razón.
Espero de todo corazón que los nacionalismos vayan perdiendo interés y desapareciendo. En los tiempos que corren y viendo como va el mundo, quizás deberíamos empezar todos a pensar en lo que nos hace iguales y no en lo que nos distingue. Yo, por ejemplo, estoy a favor de un modelo federal, con autogobierno en cada comunidad autónoma, pero estoy cansado de que cada comunidad se dedique única y exclusivamente a mirarse el ombligo y a querer ser mejor que el resto.
Diversidad, pluralidad, por supuesto que creo en ellas. Pero no en los términos que utilizan muchos nacionalismos.
En fin...
Para no querer comentar demasiado, al final me he extendido.
Saludos y feliz semana santa.

Pere-Màrtir dijo...

Hola, Rubentxo:

¿Cuando dices que "esperas que los nacionalismos vayan desapareciendo" te refieres al nacionalismo malo y demoníaco como el catalán, vasco, gallego, bretón, corso, albanokosovar, tibetano, checheno, etc...?

No creo que pienses lo mismo del nacionalismo bueno, el divino o sea el español, el francés, el serbio, el chino o el ruso, ¿verdad?

Pués todo es más de lo mismo. Solo con pequeños matices: los buenos son imperialistas, uniformadores, no admiten la diferencia ni en idioma ni en cultura y, sobre todo, tienen el poder de las armas.

Definitivamente estos son los escogidos por el Gran Poder Divino... Los otros son una molestia, un engorro y unos palizas enormes.

A mi también me gustaría un modelo federal (como hace muchos años explicaba los satánicos de Esquerra Republicana de Catalunya, por cierto).

Cordialmente,

Rubentxo a Pere Màrtir dijo...

Hola, Pere.
Cuando hablo de los nacionalismos me refiero única y exclusivamente a los nacionalismos que sólo pretenden dividir. Creo que en el comentario queda más o menos claro. No me importa si el nacionalismo es catalán, español, francés, serbio o checheno. Lo bueno de los nacionalismos es que defienden lo propio (lenguas, tradiciones, etc.). Lo malo es que, si se les va de las manos, sólo hay enfrentamientos.

Yo soy de la comunidad valenciana. Aquí se les fue la cabeza con el nacionalismo valenciano hace muuuuchos años (Gracias a un partido que se llama Unió Valenciana). Analizándolos friamente, sólo querían dinero y poder político (supongo que como todos). Intentaban imitar al modelo catalán de nacionalismo y les salió al revés. Llegaron, en su imbecilidad, a decir que el Valencià (al cual denominaron LENGUA) era MUUUUUCHO más antiguo que el català y que no tenía nada que ver con él.

En la comunidad valenciana nunca se había hablado de nacionalismos y con estos señores no sólo se creó un sentimiento de superioridad frente al resto del estado (lo cual me asusta) sino que se alimentó el odio a Cataluña, cosa que nunca he llegado a comprender.

En fin. Los nacionalismos son todos iguales y son todos distintos. Pero yo sigo pensando en que tenemos que defender los derechos y libertades de todos, y no sólo de los que vivan en una determinada administracíón territorial. Hay que buscar lo que nos une, no lo que nos separa, porque eso siempre existirá.

Saludos. No sé si me he explicado con claridad.

Anónimo dijo...

Pienso que lo del "voto útil" es un vocablo ya muy gastado por nuestros sesudos analistas políticos, se trata de un término que tiene un significado coyuntural, como de cosa del momento, cuando en realidad el voto PSC en Catalunya parece estable.
Tal vez el ser humano es básicamente conservador, tema a los cambios -a excepción de aquellos momentos históricos en los cuales permanecer es peor que cambiar- y elija a aquel que le parece más moderado.
Otra cuestión: Cuando hablamos de nacionalistas ¿de qué hablamos? ¿de los llamados partidos nacionalistas? ¿de los independentistas? ¿de todos? Yo creo que el sentimiento de pertenecer a una comunidad nacional o a una nación está arraigado en Catalunya independientemente de a quien se vote, y de que los políticos defrauden.
Felices vacaciones a todos

Rosa Isabel

Pere-Màrtir dijo...

Hola, Rubentxo:

Comparto contigo bastantes aspectos. Es verdad que los nacionalismos pueden ser horrendos (sobre todo los excluyents y los que no admiten la diversidad). Recuerdo años ha, cuando València, Castello i Alacant eran nuestros "amigos", ademàs de compartir la misma lengua y cultura e historia desde siempre.

En este caso, creo que el mal lo ha hecho más el nacionalismo español que ha querido enfrentarnos a catalanes y valencianos en su favor. Y lo ha logrado en muchos casos.

Yo como catalán, no renuncio a mis orígenes, ni pienso hacerlo con mi cultura y lengua. Y me sabe mal, por filosofía íntima y reflexionada, ver como algunos renuncian a su historia y cultura propias, por un malentendido "internacionalismo".
Acepto y me gusta la diversidad de todos los rincones del Estado. Y del mundo. Pero, "quien pierde los orígenes pierde la identidad"...

Lo único que me molesta son las imposiciones y la falta de respeto a la diversidad de los pueblos. Casi siempre tienen connotaciones políticas. A mi me interesan mucho más los aspectos éticos y de valor humano de las personas y por extensión, de los colectivos.

Salut!

Rubentxo a Pere dijo...

Hola de nuevo.
Yo tampoco renuncio a mi cultura ni a mis orígenes, pero entiendo que la cultura y los orígenes de todos los demás son tan dignos como los míos.

Es increíble el daño que han hecho muchos políticos en este país de países. Ni España es un gran monstruo que se quiere comer todas nuestras identidades ni las comunidades autónomas son como pequeñas gemaciones que quieren escindirse. Hay una especie de miedo que no tiene demasiado sentido.

Sólo con un poco de sentido común (por parte de ciudadanos y políticos) la convivencia sería mucho más fácil y no habría tanta desconfianza y tantos temores infundados.

Pero pedirle sentido común al ser humano es como pedirle a una vaca lechera que aprenda a desactivar bombas nucleares. Supongo.

Salut!

Oliva dijo...

¡Hola Marta! Paso a saludarte, ya que me he trasladado aquí. Todavía me cuesta hacerme con este sitio que es tan distinto de LdA. Un beso. Julieta

Pere-Màrtir dijo...

Marta: ¿Estás bien? ¿te ocurre algo? Te encuentro a faltar (catalanismo). Espero que no sea nada grave.

Me faltan tus comentarios divertidos, culturales, artísticos y, pricipalmente, políticos... ¿Y nuestras discrepacias "de buen rollo"...?

Fins aviat!
Petons.