martes, 28 de octubre de 2008

LOS DIFUNTOS Y SU ENTORNO - CELTIBERIA SHOW - HOMENAJE A LUIS CARANDELL



Que sí, que ya ha pasado un año de mi artículo “Disquisiciones sobre la muerte”, que volvemos a estar en otoño y que el festival de idas al cementerio (de los vivos, y con su correspondiente salida), está a punto de comenzar, para que, como se dice tradicionalmente, dar un homenaje a nuestros difuntos, que seguro, seguro ... segurísimo, que no están en crisis, ni saben lo que es eso.

Y como servidora tiene a los difuntos por vecinos, lo cual no deja de dar cierto morbo, (y su consiguiente fascinación por el mismo), vamos ha hacer un salto en el tiempo, para recordar una sección de la revista Triunfo: “Celtiberia Show”, a cargo del prestigioso periodista y comentarista parlamentario, Luis Carandell. (1929 - 2002).

De esta sección nació un libro con el mismo título, que el citado autor terminó a finales de verano de 1970.

Tal como se indica en el prólogo del libro “... Son hechos reales, a menudo acompañados de documentos probatorios, que por su carácter de objetos museables, no requieren otro comentario que el meramente aclaratorio de su significado.”

Y en el citado volumen, se encuentran jugosas anectodas de este país de Sagitario, El dedicado a lo lúgubre lo titulo “La España negra – Sagrado entierro”.

Por motivos de espacio, escojo al azar anécdotas breves, para dar una idea de una España muy sui-generis, ya inexistente.

Ante todo, reproduzco la fotografía del anuncio aparecido en la página 110 del citado volumen, que fue remitido por un lector de Bilbao. Comentarios, a vuestro gusto.

En la página 108 del citado volumen, encontramos lo siguiente:
TELEGRAMA CELTIBÉRICO:

“A un amigo mío le ha sucedido recientemente una cosa que, según él mismo me ha dicho, no termina de creerse. Mi amigo tenía un tío-abuelo, don Edelmiro, jurista de profesión y magistrado. Hombre ya mayor, autoritario en grado sumo, era enormemente chapado a la antigua, como se verá por lo que sigue. Resulta que el otro día, don Edelmiro se murió en su casa de Madrid, no sin antes haber dispuesto que le enterraran en la ciudad de provincias donde había nacido. Cuando se sintió morir, en la mañana del mismo día, mandó llamar a su sobrino, mi amigo, y le dicto el siguiente telegrama, dirigido al alcalde de la ciudad a la que había de ser trasladado:

Efectuadas últimas pompas, viaticado y sacramentado debidamente, avise autoridades civiles y militares llegada de mis restos mortales para fin de semana. STOP. Muero como un santo. Edelmiro”.

La página 111 de Celtiberia Show, no tiene tampoco desperdicio.

“Como se sabe, el florilegio español de felicitaciones navideñas, es de una gran riqueza y variedad, pero sería difícil encontrar una pieza que superara al texto correspondiente a una tarjeta, donde el Conserje del Cementerio de Villena, felicita las fiestas a los futuros usuarios de su servicio:

EL CONSEJE DEL CEMENTERIO DE VILLENA


Les desea unas felices Pascuas de Navidad y Año Nuevo, y al mismo tiempo, una larga vida, si necesita de mi piadoso servicio; y en Navidad y en el año que empieza, felicidad y prosperidad.
El Conserje
F.S. Ramos
Villena, diciembre...
En la página 112, en una esquela aparece ida en un diario español, no se de que año podía leerse lo siguiente:

La familia del Sr. D. Manuel...
y de su fiel sirvienta Doña Claudina...

que fallecieron los pasados días ocho y nueve, después de haber recibido los santos sacramentos

q.e.p.d.

Dan las más expresivas gracias a cuantas personas se han dignado asistir al acto del sepelio y funerales, así como a las que por medio de firmas, cartas, tarjetas, telegramas u otros modos les han testimoniado su condolencia.”

Para finalizar, algunos redactados de esquelas, sin duda muyyyyyyy celtibéricas:

“Ha ido a la casa del Padre, desde Somorrostro, ayer 16 de mayo de 1970, fortalecido con el Pan del cielo, después de 90 años de vida en esta tierra”.

“El Señor ha llamado a la casa del Padre a uno de sus hijos beneméritos, por su bondad y entrega en el cumplimiento de sus deberes”
y

“... Que espera la resurrección des del día 27 de diciembre de 1967”

Buenos ejemplos del humor negro español, que Luis Carandell recogió para deleite de lectores .
Os deseo una buena festividad de Todos los Santos.

4 comentarios:

Mertxe dijo...

Mi abuelo Francisco era un gallego nacido en un perdido pueblecito de las montañas de Orense. Era muy serio, hablaba lo justo, y aunque su familia y su oficio de relojero ocupaban todo su tiempo, mi abuela siempre se quejaba de que era el trabajo lo que realmente le interesaba. Lo cierto es que probablemente tenía razón. El hombre se pasaba las horas encerrado en un pequeño tallercito que se había construido en el desván del caserío donde vivían. "¿No te aburres, Patxi, tanto tiempo ahí arriba...?", solía preguntarle mi desesperada abuela de vez en cuando. Y de vez en cuando el hombre, en un alarde de locuacidad, le contestaba que el día que se aburriese se moriría. El día de su 80cumpleaños, ya ciego, sordo, muy maltratado por la artrosis, le dijo a mi tía Puri que estaba aburridísimo. Esa noche se acostó más temprano que de costumbre y enseguida fue metiéndose en un sueño tranquilo del que ya no despertó.

No cabe duda de que era un tío de palabra.

Marta dijo...

Hola Mertxe,

Gracias por tu visita y por tu anecdota, aunque no podemos calificarla como tal, puesto que fue real como la vida misma.

La muerte tiene infinidad de formas de presentarse, y los humanos, cuyo destino más evidente es visitarla tarde o temprano, hemos de procurar ser amables con la dama, no sea que el viaje nos siente mal.

Evidentemente, una actitud jocosa antes dama tan singular, siempre conlleva un signo de positivismo, que los que somos creientes, sabemos apreciar.

Besos querida Mertxe, y hasta la próxima.

Marta Montoliu dijo...

Hola Marta, Mertxe

Veo que las dos habeis elegido temas muy acordes con la festividad de todos los santos (lo digo porque acabo de leer el post de Mertxe de "Herederos")...
Muy curioso el post de Marta sobre las esquelas. No creeis que nuestra sociedad le teme demasiado a la muerte, la evitamos, la alejamos y como consecuencia, la mitificamos?

Marta respondiendo a Marta Montoliu dijo...

Hola Tocaya,

Pues no moza, la Muerte se ha dulcificado o humanizado, y te lo digo por experiencia propia, puesto que este año ha fallecido mi madre (puedes leerlo en un post titulado IN MEMORIAM).

Antes todo era más tétrico, las técnicas no habían avanzado tanto, pero en la actualidad, la higiene impera, y más bien, el dolor se queda en el interior del hospital y de nuestra alma.

El culto a la Muerte ha desaparecido, para humanizarla, pero a su vez, se le ha perdido el respeto.

Estas anécdotas pertenecen a los años 70, donde aún imperaba el tema tétrico. Pero hoy en día, como que no.

Gracias como siempre por pasearte por Cuadernos y hasta la próxima.