sábado, 9 de mayo de 2009

CUESTIÓN DE ESTADO

A falta de mi ordenador portátil, al cual se la ha fundido una lámpara de la pantalla, lo que le ha obligado a una forzada cura-SPA de reparación allende las fronteras del Principat, como dirían lo nacionalistas, de nuevo unas líneas de análisis - ya vendrán tiempos mejores para explicar curiosidades – pues la realidad se impone y los acontecimientos se suceden.

España vive una crisis económica. El gobernador del Banco de España anunció que si no se toman medidas, los del “baby-boom” entre los que me encuentro, y sucesivas generaciones, no cobraremos un duro de pensión (tal vez deberíamos preguntarles a los bancos que responsabilidad pueden tener en el tema, pues han sido los reyes de las pre-jubilaciones), el paro aumenta espectacularmente, los ayuntamientos deben modificar sus presupuestos para atender necesidades sociales, y para acabar de rematar la situación, estamos en alerta por gripe porcina.

Pero por los lares catalanes, desde hace una semana, todo esto no tiene importancia, especialmente para los seguidores del F.C. Barcelona; el Barça ganó al Real Madrid por 6 goles a 2 (no entiendo como el segundo equipo de la liga permite una goleada de este tipo, como si fuera uno de primera regional), y la histeria colectiva de las masas se desata por doquier para celebrar la victoria azulgrana.

Y el miércoles, en honor a Mercurio, el equipo volvió a infundir a la plebe, otra dosis de histeria colectiva, clasificándose para la Champions, aunque a mi me gusta más lo de la Copa de Europa.

No me sorprendió la victoria, aunque fuera en tiempo de descuento, y con un arbitraje discutido por parte del Chelsea. El Barça, más que un club es una empresa, que cotiza en Wall Street, y por lo tanto para la FIFA, como para el club, los pingües beneficios que reportará la retransmisión de un Barça – Manchester, no tendrían punto de comparación con los que hubieran reportado un Manchester-Chelsea. Por lo tanto, la victoria del equipo azulgrana, podría considerarse más que cantada.

Joan Laporta, su presidente, nacionalista recalcitrante, con ánimos de que se le recuerde en la historia del club al igual que J.L. Nuñez o Agustí Montalt, es ante todo negociante, y en aras de establecer unas dignas cuotas de poder, no de codearse con el poder, sino en realidad ser un poder fáctico más, estará más que encantado de dejar que la masa mediocre y desorientada exhiba en Roma el “freedoom Catalonia”, como si los catalanes estuviéramos sometidos a la esclavitud de las minas, al igual que tiempos de Mandela y su presido en Sudáfrica durante 25 años.

Y las cámaras de televisión ofrecerán miles de banderas esteladas, que en nada representan a la senyera, y qui sabe sino cantarán Els segadors.

Hay 4.000.000 de parados, pero se dan de bofetones para conseguir una entrada para la final. Los bares estarán llenos y por unas horas, la plebe estará distraída, ebria de fútbol. Y si encima, si hoy gana la liga y próximamente la copa del rey, ya será como estar en la quinta dimensión.

A medida que evolucionamos tecnológicamente, nos degradamos culturalmente, socialmente, y moralmente. Todo está masificado, controlado, estatalizado. No hay liderazgos, no hay ideas, los políticos no saben como salir de la crisis, y la población tan solo es un juguete en manos del mercadeo y de las multinacionales, a los que les importa muy poco la esencia del ser humano.

El pensamiento es único y si hay una voz discordante, o bien será acallada o pronto entrará en el sistema. Pero el fútbol es el opio del pueblo parafraseando a Marx, y hay que entretenerle masivamente, para esclavizarlo individualmente, y someterlo sin compasión a voluntados de bancos, gobiernos, y presión fiscal de cualquier tipo.

Nacemos para morir, pero humanísticamente y espiritualmente, ¿A dónde va a conducirnos todo esto?

10 comentarios:

Mertxe dijo...

Adonde siempre hemos estados: en el kilómetro cero de la estupidez. O sea, a seguir removiéndonos en la misma baldosa.

Pero, mira, Marta, quizás en aquella masacre del 11 de marzo de 2004 tenemos todas las claves de lo que nos pasa.

Morir es el destino final de la materia. Vivir, la pesadilla de muchas conciencias.

Un abrazo, Marta, de nuevo me has alegrado el cafecito.

Marta dijo...

Hola Mertxe,

Gracias por tus comentarios, y por ser fiel seguidora. A ver si ya me entregan pronto el ordenata arreglado y puedo visitarte con más calma, pues ahora ni en el restaurante tengo tiempo.

Besos y hasta pronto

Pere-Màrtir dijo...

Pués a mi me cura (anímica y mentalmente)más una buena dosis de Barça ganador que todas la quimios...

Nota: el FC.Barcelona (con presidente independentista)és el único club de élite mundial que no cobra por llevar propaganda en su camiseta. Paga a Unicef. ¿Alguien da más?

Salut, Marta!

escuadra dijo...

Hola Marta, después de mucho tiempo sin saber de tí resulta que te encuentro al hojear algunos blogs como amiga de alguno de los que por aquí pululan. Soy el llamado ESCUADRA, aunque ahora escribo bajo el nombre de LUPUS.
Quiza me recuerdes mejor por mis "besos mediterráneos". Me alegro mucho de haberte encontrado.

Marta dijo...

HOLA PERE MÀRTIR

De acuerdo con tu comentario, como buen futbolero, y porqué la quimio, como que suena mal.

Pero la manipulación que a nivel político se está haciendo del fútbol como elemento primordial para entretener y "anestesiar" a la plebe, me parece una ignomínia, pues tal como expreso en el post, el Barça se está constituyendo en todo un poder fáctico. Claro que esta es mi opinión.

Petonets i fins aviat, i FORÇA PERE MÀRTIR!!!



MI QUERIDO ESCUADRA,

¡¡¡¡Pero cuanto tiempo!!!! Gràcias por contactar de nuevo. Tiempo atrás visitaba su blog, pero estaba "outise". Veo que ahora vuelve a escribir con otro nombre.

Sin dudarlo un instante, y en aras de la cortesía y las buenas formas, paso a visitarle.

Claro que sí, besos muy mediterráneos.

Anónimo dijo...

Hola. Estas reflexiones son muy interesantes, pero quiero discrepar.
En primer lugar, ¿qué hacía las gente cuando no había fútbol? ¿Leer acaso? ¿Estudiar a Platón? No, en realidad, hasta hace muy poco, buena parte de la población era incluso analfabeta.
En segundo lugar, el juego, la diversión, incluso seguir unos colores, en suma lla “épica”, es una necesidad humana, el “Homo Ludens” de Huizinga. Pienso que considerar este hecho como “el opio del pueblo”, es reduccionista, y estoy en contra de todo reduccionismo, incluyendo el marxista. La naturaleza humana es mucho más complicada. No todo se reduce a una fórmula para explotar al pueblo, aunque no soy tampoco ingenua, se que esto se hace, es decir, se aprovechan estas necesidades humanas para manipular, no hay duda. Pero eso siempre ha existido.
Debo confesar que yo leo, pero también disfruto con las victorias del Barça.
Bueno…las pensiones: no están solo ligadas a la crisis económica, ya hace décadas que se habla de ellas. No hay duda que la población del planeta no puede crecer indefinidamente, y habrá un momento, que se puede aplazar más o menos, peró llegará, en la que habrá más viejos que jóvenes. No hay duda que la crisis puede acelerar el desajuste…
Si es que antes no ha estallado una crisis de otro tipo.
Pero no quiero dejar mal sabor de boca: la humanidad se ha enfrentado a crisis muy graves a lo largo de toda la historia.
Besos.

Rosa Isabel

Marta dijo...

HOLA ROSA ISABEL

Bueno es discrepar, pues aporta puntos de vista y opiniones que tal vez no se hayan apreciado en su momento, pero que tienen su validez.

Personalmente sí me reafirmo en que el fútbol es el opio del pueblo, y no por ello soy reduccionista, sino simplemente realista. Durante 90 minutos, muchos llegarán al extasis deportivo, olvidando la falta de trabajo, los problemas con el jefe, dentro de la pareja o matrimonio, los que puedan surgir con los hijos, con entidades, con el banco y los prestamos o hipotecas, etc.

El fútbol casi es como el alchool; la evasión pura y dura para volver a la triste realidad del día siguiente.

Bien está tener una afición o seguir a un equipo deportivo, pero en este caso, raya el fanatismo, la idolatria, que hace identificar a Cataluña con el F.C. Barcelona.

Cataluña debe ser mucho más que el Barça. Cataluña és Gaudí, Puig i Cadafalch, Martí de Riquer, Eduard Toldrà, Victòria de los Ángeles,Prat de la Riba, Pau Casals, Juan Marsé, Ildefons Sardà etc.etc. Pero a nivel social y exterior,lamentablemente, lo que se conoce de Catalúña tan solo es el F.C, Barcelona y francamente, me parece patético.

En fin, es mi opinión, que contradice la tuya, la cual por supuesto respeto, hasta tal punto que espero que el próximo miércoles celebres la victoria del Barça, aunque personalmente, tengo mis dudas al respecto.

Besos y como siempre, encantada de recibir tu visita.

escuadra dijo...

Estimada Marta, yo he dejado de preocuparme por tantas cosas como haces tú. Y me va muy bien. No las puedo arreglar, así que las contemplo y nada más, es como si dejara de participar en los hechos del elemento humano que nos rodea. Desde que lo hago me siento un poco como supongo que lo hacen los entomólogos.
Por cierto, gracias por tu comentario a Lupus, en mi nuevo blog de LdA. Ha sido como volver a los viejos tiempos.
Espero que tu portátil se recupere pronto.
Como siempre...besos mediterráneos.

Pere-Màrtir dijo...

Marta: nos guste o no, Catalunya no és solo Martí de Riquer ni Juan Marsé, ni Pau Casals ni el Barça. Pero si preguntas al 99% de la población mundial el Barça identifica a Barcelona y por extensión a Catalunya y por más extensión a España. Por la sencilla razón de que los otros nombres no los conoce este 99%.

Pero lo mismo sucede con el Real Madrid: ¿tu crees que el mundo mundial identifica España con Jimenez Losantos, Almodovar, Murillo, Antonio Colinas o El Acueducto de Segovia?.

Pués aplica lo mismo con el Manchester United (equipo de fútbol): pregunta y verás que lo conoce todo el mundo, pero pregunta más sobre Inglaterra o en concreto sobre Manchester y el 99% de la población de la tierra no sabe que en esta ciudad existe parte del manuscrito del Evangelio de San Juan en la Biblioteca John Reylands, ni que se construyó la primera linea ferrea del mundo, ni nada de nada.

Yo creo que las élites culturales (y yo me incluyo, sin pedanteria) a veces creemos que el pan y el circo es para mantener distraida la plebe. Pero resulta que la plebe somos todos y el futbol, hoy y desde hace casi 100 años es eso.

Respeto a quien no le gusta, pero ver solo connotaciones politicas y manipuladoras en el fútbol no es del todo exacto, ni mucho menos.

Petons, Marta!

escuadra dijo...

a