domingo, 25 de mayo de 2008

CRISIS

La palabrita vuelve a estar en todo su apogeo en el mundo empresarial y en los medios económicos, y como consecuencia del vocablo, los hechos. A ver, queridos colegas de blog, ¿a cuantos les ha tocado el despido por la “crisis”?

Deseo fervientemente que a muy pocos, pero a mi en particular, sí me ha tocado. Las razones exhibidas por la empresa: “las ventas van mal, perdemos 40.000,00 €. Estamos en crisis y para continuar con la empresa adelante, debemos prescindir de tu puesto de trabajo. Es una decisión muy dura que nos apena muchísimo, etc.,etc.”

Y evidentemente, la contundencia de la noticia te deja noqueada, para pasar a continuación a la fase de cabrero, seguida de la incertidumbre por el futuro y entre medias, la espera de la “liberación”, mientras se cumple el plazo establecido, sin dejar de pensar por ello que “has tenido suerte, te vas con pasta. Los que se quedan…”

Ciertamente, la crisis existe, pero en su mayor parte, provocada por una pésima gestión empresarial, basada en el endeudamiento durante los buenos tiempos. En mi caso, la firma donde hasta el próximo 30 de mayo "prestaré mis servicios", se dedica a la edición de dos semanarios, gratuitos para el lector, uno de noticias y otro de información del mundo inmobiliario.
La particularidad estriba en que hace dos años fue contratado un “lumbrera” de ESADE, esa escuela de negocios alto standing de Barcelona, de donde teóricamente, salen números 1 del mundo empresarial, pero que cuando ponen sus conocimientos a la práctica, demuestran con don de gentes y simpatía a raudales, que no saben hacer la “o” con un canuto, debido tanto a su juventud como prepotencia, y por supuesto, inexperiencia.

El "lumbrera" en cuestión entro en la firma como gerente, siendo su currículum de director financiero, con una economía que empezaba a sanearse, y tan solo con una póliza de crédito de 20.000,00 € . Cuando salió, en enero de este año - por cierto alegando que se sacrificaba porqué la empresa no podía mantener su sueldo, (cerca de 4.000,00 € mensuales), es decir, abandonaba el barco como consecuencia de la crisis – dejó cinco pólizas de crédito por valor 300.000 € o sea, 50.000.000 de las antiguas pesetas de y con asuntos sin resolver como deudas de clientes por valor unos 100.000,00 € más.

La empresa también consintió, per excesiva tolerancia de sus administradores, en mantener contratos de cierto blindaje con algún comercial y jefe de ventas, que suponía un pago de comisiones mensuales, superior al sueldo de Montilla, ese que es presidente de la Generalitat de Cataluña.

Por mi larga trayectoria profesional, y supongo que la de muchos lectores, puedo decir con toda contundencia, que en la actualidad el mundo empresarial se deja asesorar por falsas teorías de negocio que no tienen en cuenta el ahorro – una empresa TAMBIÉN DEBE AHORRAR – y basan su economía, sea en la línea de negocio que sea, en préstamos, anticipos bancarios y subvenciones.

Falta riesgo y vocación en el empresariado. Falta también toma de decisiones contundentes, en beneficio de la colectividad. Falta visión de futuro – LA ACTUAL CRISIS ERA ABSOLUTAMENTE PREVISIBLE – y había que haber iniciado otras líneas de negocio, para cubrir estos periodos.

Cuando manifesté este punto de vista en el momento en que me “informaban” del despido, me dijeron “no hemos sabido más”.

¡Es una vergüenza! No hemos sabido más, per nos echan a la calle, hipotecados y sin contemplaciones de ninguna clase.

Os aseguro, queridos colegas de blog, que estoy HARTA de la administración de la empresa, de la cantidad de inútiles – como los políticos – que están en puestos directivos, que no merecen, mientras somos los subordinados los que sacamos adelante, con nuestra labor y sueldos mileuristas, la gestión empresarial.

De nuevo, me toca volver a empezar, y no precisamente la canción Cole Porter. De nuevo, envío de currículums y escuchar las mismas sandeces de otros tiempos. Lo confieso, por primera vez en mi vida, NO QUIERO VOLVER A LA ADMNISTRACIÓN EN UNA EMPRESA, pero no se donde quiero trabajar. Mis aficiones humanísticas me llevan a querer algo relacionado con este campo, algo más intelectual y menos económico, donde el jefe no exista, o por lo menos, a distancia.
Si ya se, eso es una utopía. Se cual es la realidad y a ella me voy a enfrentar. En mis años de estudiante de FPA tenía un profesor de contabilidad que decía "Ya se que tenéis que pasar por el tubo, pero fijaros en ese tubo, tal vez no esté tan mal". Y eso, puedo deciros que es todo un lema en mi vida, a parte de otro, también procedente de un profesor, esta vez de inglés: "La empresa es irracional".

18 comentarios:

Rosa Isabel dijo...

Me sabe muy mal, Marta, que te encuentres en esta situación. Sólo puedo animarte a que sigas adelante y encuentres una solución; imagino lo duro que es volver a empezar.
La crisis es muy profunda, y nadie sabe como acabará. El consumo ha caído en picado, y no digamos la construccíon y todos los sectores que a ella iban ligados, como fontaneros, carpinteros, elctricistas, en el fondo todo el mundo ya que esto es una cascada, yu tarde o temprano a todos nos afectará en mayor o menor medida.
Lo peor es que nadie sabe como evolucionará todo esto, y nadie nos dice nada, sólo engaños: por ejemplo, cuando algún político afirmaba que "pronto se frenaría la inflación"o bien "el euríbor no llegará al 5%"...
Sólo desear que esto no acabe como el "corralito argentino".
Bueno, otras veces hemos pasado por situaciones difíciles, confiemos en hallar una salida.
Mucha suerte y un fuerte abrazo.

Rosa Isabel dijo...

Respecto a tu pregunta de si me ta tocado la crisis, aclaro que mi trabajo es la enseñanza (doy clases nocturnas de bachillerato), y mi patrón es el estado (autonómico), de momento pues no me toca, pero me duele ver lo que veo alrededor, cada vez hay más personas con dificultades.
Pago una hipoteca me endeudé por 20 años), encontré una vivienda a buen precio, y está claro que por esta banda si me afecta la crisis.
Estoy de acuerdo en que estamos rodeados de gente incompetente, y a veces solo queda rezar y decir "Dios nos ampare" (incluso para aquellos que no tenemos clara su existencia).
Una abrazo

Marta dijo...

Hola Rosa Isabel,

Gracias por tus comentarios y aportaciones a mi escrito.

Evidentemente, al sector de la enseñanza pública, no le afecta directamente una crisis, pero si indirectamente, puesto que si ya hay problemas para fomentar el estudio y atención en clase, con una crisis, lo primero que se cuestiona es si vale la pena estudiar.

Recuerdo la crisis de los noventa, fue dura, después de los fastos del 92, pero la economía tenía la salida de la construcción. Esta vez, la pregunta es ¿Cuál es la salida?.

Lo ignoro, como también cual será la mía, pero cuando no hay ilusión y el desanimo y la apatía se apoderan del ser humano, la decadencia de una sociedad es incuestionable.

Gracias de nuevo por tu visita.

Pere-Màrtir dijo...

Marta:

Crisis nueva, vida nueva. La vida nos ofrece (a veces de manera aparentemente dura, cruel o injusta)nuevas posibilidades, nuevas opcions.

Dedicarse a aquello que te ha gustado siempre y no lo has podido hacer nunca, por hipotecas económicas, emocionales y/o sociales. Empezar de nuevo, pero en algo "verdadero". Viajar durante un año y despues veremos, etc...

Ya hace 3 años que tiré la corbata por la borda. ¡Ojalá lo hubiera hecho antes!

Ánimo. Un petó,

Marta dijo...

Hola Pere Màrtir,

No va a empezar para mi una nueva vida, puesto que desde que empezo el 2008 estoy en momento de cambios absolutamente radicales.

Para mi, se que es positiva esta situación, debido a la fase de cambios ya mencionada. He acabado un ciclo laboral y va a empezar otro muy distinto, y por descontado, positivo.

Pero también debo ser prudente, puesto que el momento ecónomico es duro y no todo van a ser campanas al vuelo.

Mi post, con todo descaro, es una crítica implacable a la ineptitud e inutilidad de una clase empresarial, a la que de forma generalizada, supongo que habrá honrosísimas excepciones, le falta estímulo y se deja aconsejar por advenedizos de tres al cuarto.

Ya he visto demasiado de eso. Pero en fin, veremos a ver que nos depara el destino.

Admiro decisiones como la tuya - el éxito es de los que se arriesgan - pero reconozco que soy más conservadora.

Gracias por tu visita y hasta pronto.

Petonets virtuals, però petonets.

Rosa Isabel dijo...

Me gusta ver el lado positivo de las cosas -lo que me ha permitido seguir adelante en ocasiones muy difíciles para mi- por lo que estoy muy de acuerdo con lo que dice Pere-Màrtir: una oportunidad para empezar de nuevo.
Y me gustaría hacer extensiva esta misma reflexión para toda la sociedad: tal vez la crisis sea una oportunidad para que revisemos nuestra forma de vida -me refiero a nuestra sociedad "occidental"- si tiene sentido este consumismo absurdo y competitivo en el que nos hallamos immersos (bueno, ahora ya no tanto), de acumulación de bienes inútiles, que no nos hacen más felices, fabricados muchas veces a costa del dolor de otros seres (humanos y no humanos), y ojalá sirva para descubrir el placer de gozar otro tipo de bienes espirituales: un viaje, una buena lectura, la contemplación de una obra de arte, la audición de una bunea música, una paseo con un compañero y con el perro por una playa maravillosa, una cena tranquila, una buena conversación, incluso participar un este blog, liberarse de las obligaciones sociales...
Tal vez la crisis sea también la oportunidad de tomarnos en serio lo de reducir nuestra dependencia del petróleo, buscar alternativas...
Permíteme que no esté de acuerdo en una cosa que has dicho: es cierto que la oportunidad de un trabajo puede dar ánimos a estudiar, pero el amor a la cultura no tiene porque tener necesariamente un fin: mi padre, por ejemplo -por desgracia nos ha dejado hace dos meses- pasó una infancia y juventud muy duras, pero le gustaba leer libros y escuchar música, e incluso formaba parte de un grupo teatral. Todo ello sin más ánimo que el del placer de la cultura.
Saldrás adelante, Marta, un fuerte abrazo.

Marta dijo...

Hola Rosa Isabel,

Tu reflexión es acertada, pero me temo que la sociedad, no tan solo es dependiente del consumismo, sino que está inmersa en él, debido debido al relativismo y el hedonismo imperantes.

Valoramos poco a las personas y sus circunstancias - la razón de mi despido son costes económicos, puros y duros, sin contemplaciones. No ha habido ni diálogo ni opciones.

Eso parte el alma, pues con creces siempre he cumplido con mis obligaciones, incluso dedicando tiempo de descanso.

En fin, a veces, la radicalidad de una situación es la que permite un cambio más positivo. De momento, me quedan tres días. DEmasiado, aún.

Anónimo dijo...

Martica, me agradó verte en mi blog. Te invito a que cuando tengas tiempo y LDA funcione bien, visites el blog de mi pequeñin que abri en LDA.

Respecto al tema, te animo a que si puedes crees tu propia microempresa o no se, una actividad donde tú seas la jefe, la administradora. Pues es más relajante.

A mi me ha gustado siempre ser muy libre. A pesar de que trabajo en una oficina de abogados detesto cumplir horarios y cosas de esas. Trabajo bien y por ello no me molestan, pero a veces, me canso tanto que me siento perdida. Me gusta mucho el arte, pintura, poesia y literatura, pero tambien me absorbe mi trabajo.
Animo amiga, que " no hay mal quepor bien no venga " . Ya te veré super

saludos.


LUZMARINA DE LIBRODEARENA

Anónimo dijo...

MARTICA olvide dejarte el blog de mi niño.

www.librodearena.com/danny-angeldeamor.

Cuidate


LUZ MARINA LIBRODEARENA

Joseph Seewool dijo...

Hola, Marta:
Me pica la curiosidad: ¿En qué os habeis gastado esos 300.000€ de nada en apenas dos años?
Por lo demás, comparto el contenido de lo que aquí se ha dicho. Comparto incluso esa cierta acidez que destila.
Un besito cargado de esperanza.

Mertxe dijo...

Antes de nada quiero pedirte disculpas, mi apreciada Marta, por mi larga ausencia que, aunque absolutamente involuntaria, no por eso es menos lamentable. Me explicaré. La última vez que te visité fue en el post 'Frases hechas y el entorno histórico' del pasado 10 de febrero. Luego ocurrió la enfermedad de tu madre y, cada vez que me daba un garbeo por tu blog, siempre se me abría en ese artículo. Entendí, ¡ya ves qué boba!, que seguías ausente por los motivos que he mencionado. De hecho, no hace ni diez minutos que te he dejado un mensaje como testimonio de que te esperaba... Pero se me ha ocurrido que debía investigar, y hete aquí, y donde haga falta, que voy y te encuentro.

Y me apena lo que leo. No es ninguna sorpresa que la situación se agrava. Tampoco lo es que hemos vivido dentro de una burbuja, tanto a la hora de votar a los ineptos y por ende sinvergüenzas, como cuando no hemos abstenido sin probar en otros campos menos descaradamente canallas. Ahora ya estamos en el 'alea jacta est', pero más once millones de almas han vuelto a reincidir votando lo que ha votado, y los otros diez millones están en estos día cayendo en la cuenta de que tampoco deberían haber sido tan magnánimos con sus papeletas. Lo cierto es que cuando llegue septiembre no cantaremos precisamente esa canción. La de Hill Street será más apropiada. Estamos asistiendo a un desplome de las pocas cosas que conseguimos poner en pie a la muerte del dictador. ¿Cómo acabará esto? Hemos estado hablando de la inmigración en términos de cerros de Úbeda, hemos hablado de economía en clave de ciencia ficción, hemos hablado y hablado... ¿Y ahora qué? Ah, bueno, nos queda esa doméstica guerra civil en el PP... Menos mal. Menos mal. Así no tendremos que hablar del empobrecimiento de un país que ha estado viviendo por encima de sus posibilidades en todos los sentidos.

Marta... no sabes cómo te comprendo... Yo también pasé por eso en la época del infausto González.

Sílvia dijo...

Creo que muchas personas se dejan deslumbrar: unos por la comodidad, otros por las apariencias. Creo que en tu caso, Marta, a tus superiores les ha pasado esto último, porque un cargo como el que mencionas y con el sueldo que dices es para una gran empresa y, para mi, ni aún así. Sinceramente creo que esas titulaciones son un invento para que los privilegiados puedan seguir manteniendo sus privilegios, porque nadie es 10 veces mejor o más listo o más productivo que otro pero los que pueden pagarse esos títulos tendrán acceso a esos puestos exhorbitantemente remunerados.

En cuanto a los comentarios de Rosa Isabel, pienso que la mayoría de personas no quiere hacer ningún esfuerzo, ni siquiera el de pensar, porque si lo hicieran se darían cuenta de que su actitud a la larga les perjudica: consumen y se endeudan gracias a las maravillosas tarjetas de crédito, compran lo que se les dice (al no pensar tampoco desarrollan su propio criterio) y así van creciendo los poderosos, sean bancos, multinacionales, grupos...

Marta, todo mi apoyo, mi ánimo y mi comprensión.

Un abrazo.

Marta dijo...

HOLA LUZ MARINA.

Gracias por tu visita, por llenar con tu presencia virtual, esta alma a la espera de que pase la tormenta para volver a la serenidad.

En cuanto a tu propuesta, tengo capacidad de emprender cosas en la vida, y evidentemente ser mi propia jefa no es mala idea, pero ¿de qué?. He estado demasiado tiempo en la empresa y la tengo aborrecida, pero sin duda volveré a ella, hay que "pasar por el tubo".

Gracias igualmente por tus palabras de apoyo, y por el blog de tu niño, del cual tomo nota para pasar a visitarlo.

Besos mediterráneos para esa Colomabia, tan cercana en la inmensidad de la distancia.

Marta dijo...

Queridisímo Seewool,

Cuanto honor tenerte por aqui, aunque sea con un post cargado de "mala milK" (jejejeje)

¿En que SE LOS HAN GASTADO? En sueldos, salarios y comisiones debido al blindaje de un comercial en concreto, y por el reparto de ingresos entre la dirección.

No ha habido inversión de ningún tipo que no sea con ahorro. Se compraron ordenadores de última generación A CRÉDITO, que todavía se está pagando.

Es decir, el endeudamiento ante todo.

Gracias por tu ánimos y por compartir opiniones.

Besos y hasta pronto

Marta dijo...

Hola Sílvia,

Encantada de recibirte en Cuadernos para...

Pues si, las apariencias han jugado un papel importante, más de lo que yo me figuraba. Me he dado cuenta que la realidad vivida era una parte, pero se ocultaba mucho más.

En fin, se que seguiré adelante. soy positiva y optimista, y por lo que he podido captar en las últimas 24 horas, te juro que es lo mejor que me podía pasar, pero no niego que hay dolor, que espero superar con prontitud.

Gracias de nuevo por tu comentario como por tus palabras de apoyo. Eso siempre refuerza convicciones.

Besos.

Isabel dijo...

Hola Marta, mi nombre es Isabel, soy una mujer de Medellín (Colombia),
te encontré buscando imágenes sobre mitología y fantasía, y de repente ahí estaba, un maravilloso post en tu libro de arena: "EL MÁGICO UNIVERSO DE LA FANTASIA", y pues mi curiosidad me trajo a tu nuevo blog, te escribo porque necesito una ayudita, y espero que puedas auxiliarme: mi novio no cree en ninguna religión y tiene sus razones fuertes para tener esa convicción, pero en cambio si cree en el mundo de la fantasía y de los sueños y de las hadas, hace poco que estamos viviendo juntos y las cosas marchan bien, después de haber luchado contra muchas dificultades que hemos tenido, ahora, el problema es que yo siempre he querido casarme, no por la iglesia, ni por lo civil, no importa la verdad cual sea, lo que importa para mi es ese día maravilloso y especial que quisiera tener la oportunidad de vivir. Pero mi amor no cree en el matrimonio porque lo ve como un contrato o una ceremonia inútil que la sociedad se ha inventado, la verdad es que yo si quisiera de algún modo celebrar ese día en mi vida, y me encantaría si ello puede hacerse bajo las leyes de la fantasía, ayúdame por favor , lo que quiero es encontrar un cuento, un hada, un pedacito de fantasía que pueda enseñarnos el significado del amor y del matrimonio

Espero que puedas ser tu el hada que me ayude a encontrar el sentido de esta celebración o que me ayude a descubrir si en realidad no es importante y desechar ese sueño de mis noches.

Si puedes contactarme me encantaría, mi mail es maistamayo@gmail.com.

Espero ansiosa tu respuesta, y felicidades por escribir esos maravillosos post y por conservar la imaginación y la fantasía.

Isabel

MARTA TEIXIDÓ dijo...

Hola Mertxe,

Gracias por tu visita y tus palabras. Veo que mi experiencia es tristemente, demasiado compartida. Lo peor es que estamos en un momento de absoluta decadencia en todos los aspectos, y las personas - no quiero globalizar con lo de la sociedad - captamos esa esencia en toda su plenitud.

No hay conciencia por parte de según que tipo de empresarios, de que todos somos necesarios, de saber cuando se tiene un buen equipo, y como fomentar su evolución y duración en la empresa, a través de decisiones tomadas con carácter y ecuanimidad.

Falta mucho humanismo en la case empresarial actual, y hay demasiado mercantilismo. Pocos son los que con los beneficios de su empresa, dejarán un patrimonio para recordar, como se hizo en tiempos pasados.

En fin, querida Mertxe, de nuevo la misma situación, y de nuevo, a esperar a ver que nos depara el destino.

Gracias por tu apoyo y hasta la próxima.

Marta dijo...

Hola Isabel de Medellín (Colombia)

Ayer vi tu comentario en mi blog, e immediatamente pasé a responderte al mail que me dejaste:

maistamayo@gmail.com

Pero me ha venido devuelto por dos veces. ¿Es correcta la dirección de tu correo electrónico?.

Házmelo saber por esta vía o bien por esta direccín mia de e-mail:

mtc6062@hotmail.com

A ver si hay suerte y te puedo mandar mi respuesta.

Besos mediterráneos y hasta pronto.