domingo, 8 de junio de 2008

THE BEST SELLER O PSEUDO-LITERATURA A LA CARTA

La literatura, como el resto de las artes, se ha convertido en todo un negocio. Tan elevado es el afán mercantilista de las editoriales, que con en el eufemismo de promoción de la cultura, venden con absoluto descaro, obras escritas por autores de dudosa preparación humanística, tanto a incautos y potenciales clientes, como a respetables programas de medios de comunicación, de forma tan sibilina, que por muy desarrollada que una tenga la capacidad intelectual, tarde o temprano cae en la trampa. Sí, lo confieso, caí en la trampa del Juego del ángel de Carlos Ruíz Zafón.

Cercana la fecha del día del libro, 23 de abril, oigo en un programa radiofónico, una entrevista al susodicho autor, quien en base a la venta de su libro La sombra del viento, promocionaba este segundo, sin desvelar demasiados detalles de su argumento, pero dijo una frase que, lo confieso, me encandiló: el protagonista visitaba “El cementerio de los libros olvidados”.
Es algo absolutamente poético y enigmático, y con visos de extraordinaria realidad, puesto que puede afirmarse con toda rotundidad, que los grandes clásicos de la literatura universal: A. Chejov, H. Balzac, Guy de Monptassant, Jane Austen, F. Dovtoievski, J.W. Goethe, Víctor Hugo, M.J. de Larra, B. Pérez Galdós, G. Flaubert, James Joyce, Virginia Wolf, Oscar Wilde, A. Camus, las hermanas Bronte, Kafka y tantos y tantos otros sin olvidar a M. Cervantes, W. Sakespeare, Voltaire, etc. etc. forman parte de ese camposanto, donde el silencio de los mortales, rinde culto a su olvido.

Bajo el hechizo de seductora frase, gasté mis correspondientes 24,50 € menos el diez por ciento, adquiriendo este y el anterior, origen real de la frase. Dejé a medio terminar un interesantísimo estudio titulado La arquitectura del poder de Deyan Sudjic, donde de forma amena y didáctica, el autor nos introduce en las relaciones de los políticos con los arquitectos, para perpetuar la memoria de los primeros a través de personalísimas construcciones, y me adentro en la Barcelona de principios de siglo, hasta los años veinte, donde el autor sitúa la acción un tanto insulsa, sin excesivos alicientes hasta la página 150, en que empieza a animarse un poquito la trama argumental, y que con el paso de las páginasm en realidad nos encontramos ante unos hechos y personajes, demasiadas veces vista en filmes para la televisión, producidos en los EE.UU, donde saben mezclar a placer misterio y romanticismo de segunda clase.

La manufactura es impecable, exquisita, diría yo; un redactado muy bien cuidado, sólida documentación, un vocabulario extenso, todo ello siguiendo los cánones básicos de cualquier texto literario. Pero NADA MÁS, porqué el resto es estética.

La industria actual de la literatura, entierra, o mejor aún, incinera sin el menor atisbo de piedad, a nombres ilustres que no tan solo eran buenos conocedores de lo que significaba escribir, sino genios que pusieron su imaginación al servicio de la cultura y el humanismo. Hombres y mujeres para quienes el hecho de plasmar en papel toda clase de aventuras, sentimientos, emociones, pensamientos, reflexiones, ensayos, filosofias,etc., era la expresión más sublime de su alma, a través de relatos donde creatividad y oficio iban de la mano sin discusión al respecto.

Y son vulgarmente sustituidos por mediocres personajillos, que a base de contactos, saben situarse cerca del poder, alimentados por una aureola de falsa calidad intelectual. Otro ejemplo lo acabo de ver en una entrevista realizada a Javier Sierra, en Intereconomía televisión.

Pero este caso, es peor que el anterior, pues tal como he podido comprobar en la entrevista, puede inducir al lector en terribles confusiones con las tramas de sus novelas, basadas en hechos reales, pero que él, a través de la ficción, da sus propias pero irreales conclusiones.

La novela histórica es un genero cultivado últimamente con demasiada frecuencia, desvirtuando a la HISTORIA, a los hechos y acontecimientos probados documentalmente, a favor de argumentos manipulados descaradamente, pues personajes reales “interpretan” papeles de ficción.

La total decadencia de los albores del siglo XXI, se manifiesta en la nobleza de las artes - puede aplicarse mi exposición al arte, la arquitectura, la música, etc. – sin que el ser humano, demasiado inmerso en la cotidianidad de una hipotecada existencia, se perciba de ello.

A pesar de la destrucción y manipulación constante del mercantilismo editorial, a los que amamos la gran literatura, la de los clásicos y la de nuestra juventud, sólo nos queda acudir al Cementerio de los Libros Olvidados, y rogar para que el alma eterna de los grandes escritores, no apague nunca la Luz de la civilización que proporcionaron.

12 comentarios:

Marta dijo...

Hola a todos los que me visitastéis y dejastéis comentarios en CRISIS.

Hace una semana que encontré un nuevo empleo. Los dioses me son sorprendentemente favorables y estoy muy agradecida, tanto a por el empleo - a horas, todo hay que decirlo - como por vuestros comentarios y apoyo.

Besos a todos y hasta pronto.

Joseph Seewool dijo...

Enhorabuena por ese nuevo empleo y suerte en su desempeño.

Gracias por la reseña, aunque no pensaba ni comprar, ni leer el mencionado producto.

Aprovecho para desde aquí, con tu permiso, recomendar la lectura de -este sí un libro- "La séptima cruz", de Anna Seghers. Y también encarezco un maravilloso "Oblómov", de Iván Goncharov.

Nuevamente gracias.

Anónimo dijo...

He leído que estás con nuevo empleo, te deseo suerte.
Me escapé un momento de mis obligaciones para enviarte un saludo.

Tus visitas a mi blog siempre son un placer, y leer tu cuaderno un lujo.

besos de la dama descubierta

Rubentxo dijo...

Hola, Marta.
Me ha alegrado mucho tu visita en mi blog. Me pasé unas cuantas veces pero no habías puesto nada nuevo y ahora veo ¡que se me han acumulado las lecturas!
Traté de leer un par de veces "La sombra del viento" antes de que se conviertiera en un fenómeno porque me lo recomendó mi madre y lo tuve que dejar muerto de aburrimiento. No me gusta demasiado la literatura de ficción histórica, ni los misterios de ese tipo... En fin... No soy un anti-best-seller ni nada de eso, pero la mayoría de los libros que más se venden (Ken Follet, Dan Brown, etc.) no me interesan lo más mínimo. Y eso que el 80% de lo que leo son novelas...
Autores como Julio Cortázar, Thomas Mann, Herman Melville, Astrid Lindgren, Italo Calvino o Michel Houellebecq me enganchan, me fascinan, me dejan con los ojos como platos y mi cerebro hace catacrack al leerlos.
En la narrativa española actual disfruto con Fernando Schwartz (no sé si se escribe así, estoy vago para comprobarlo en San Google) que, aunque las historias que cuenta rara vez me interesan, aprendo un montón con su manera de narrar. Flipo especialmente con Benjamín Prado, Javier Tomeo, Quim Monzó, Sergi Pàmies y algunos más. Mi último descubrimiento es Agustín Fernández Mallo que, aunque creo que se está convirtiendo en un best-seller, lo que hace es... TOTALMENTE DISTINTO A LO QUE SE VENDE POR AHÍ. Por si te suena, es el autor de "Nocilla Dream".

Leí tu post sobre la crisis y me quedé preocupadillo, pero ya veo que ahora tienes, además del finiquito, trabajo nuevo, con lo cual: MI DOBLE ENHORABUENA PARA TI. Ya nos dirás en qué consiste tu nuevo trabajo.

Lamento haberme extendido tanto, pero es que hacía tiempo que no hablábamos y me ha hecho ilusión pasar por aquí.

Besos y ¡hasta pronto!

Rosa Isabel dijo...

Felicidades en el nuevo empleo, espero que todo vaya muy bien.
En cuanto a la literatura, tienes razón, no hay nada como los clásicos. Yo siempre los recomiendo.
Besos

Anónimo dijo...

Martica.


Me alegra muchísimo por tu nuevo empleo. Al fin y al cabo toda nube negra tráe su borde plata.

Te ví en el blog de mi hijo, gravias por llegar allí.

Saludes, cuidate y muchísima suerte. Que la luz de las buenas estrellas te acompañen siempre.


LUZ MARINA DE LIBRODEARENA

Mertxe dijo...

Te felicito, Marta, por ese nuevo empleo y sólo me gustaría una cosa más: que fuera cerquita de Recoder, a ver si esta vez podemos conocernos, que ya tengo ganitas.

Pues yo estuve a punto de adquirir los dos, tal era el bombo que le estaban dando por todas partes a este autor. Por unas cosas y otras los fui posponiendo. Creo que algo sospechaba porque este tipo de lanzamientos nunca me han convencido, al contrario, casi siempre vienen a confirmar que marketing y buena literatura no son necesariamente compatibles...

Un abrazo, conciu.

Pere-Màrtir dijo...

Hola, Marta: enhorabuena por haber encontrado trabajo. Espero que además de nuevo te agrade, aunque esto, casi siempre, ya es pedir demasiado.
Como pedir demasiado es que un best-seller sea "bueno". Entrecomillo porque este concepto es bastante subjetivo. Pasa como en el resto de las artes...

Petons!

Marta respondiendo uno a uno dijo...

HOLA JOSEPH,

Gracias por tu felicitación y puedo decirte que en dos semanas que llevo, las perspectivas son buenas y estoy muy a gusto.

No necesitas mi permiso para recomendaciones de exquisita calidad como las que mencionas. Puedes hacerlas siempre que quieras. Es más, son muy de agradecer, pues finalmente ayer terminé el maldito juego cuya conclusión sería una expresión muy escatológica que daría lugar al mal gusto, y ya sabes que yo soy una señora.

Besos literarios y hasta pronto, mi querido Seewool.

HOLA DAMA DESCUBIERTA,

Encantada de que te hayas escapado y hayas aprovechado para visitarme. Yo también lo hago.

Gracias por tus elogios. Una hace lo que puede, pero comparado con el libro que trato en mi post, pues mira, estoy contenta con mi trabajillos en el blog.

Besos mediterráneos, con literatura a raudales, DE LA BUENA, EH!!!

MI ENCANTADOR RUBENTXO;

Nada de disculparse por la extensión de tu comentario. al contrario, encantada por el mismo. La pena es que no te haya ofrecido unos pastelitos y copa de cava para escribir a gusto (jejeje),

Totalmente de acuerdo con lo que indicas sobre los best-sellers. Pero lo peor del caso, es que este es el tipo de literatura que llega a la gran mayoría, lo que no permite apreciar la calidad de autores como los que indicas.

Yo creo que si leeré "la sombra del viento". Las noticias que tengo es que es mucho mejor, pero de momento, sigo con novela por el estilo - es verano - y me voy a enfrascar con El maestro cartógrafo. A ver que sale.

Y por cierto, ya sabes que admiro muchísimo tu forma de narrar; sabes trasladar emociones y sentimientos de manera muy particular. Es bueno leer siempre, pero, creo sinceramente que a muchos autores, sean o no "best-sellers", podrias darles más de una lección.

Besos mega-literarios, con espuma de mar Mediterráneo, aunque hay mucha nube por aqui.

HOLA ROSA ISABEL,

Gracias por tus felicitaciones, y si puedo decirte que en dos semanas que llevo, estoy muy contenta, y creo que voy ha hacer una gran tarea.

Y evidentemente, haces bien en recomendar los clasicos; nunca han de morir, aunque los tengan por olvidados.

Besos moza, y hasta pronto

HOLA LUZ MARINA,

Naturalmente que pasé por el blog de tu niño, y pronto pasaré por el tuyo. Oye, de verdad, muy majo tu hijo, y con gran sensibilidad. Creo que será un hombre maravilloso, aunque por ello, puede que incomprendido.

Agradezco tu felicitación y te visitaré pronto.

Besos poeticamente mediterráneos, para mi admirada Luz Marina & hijo.



HOLA MERTXE,

Lo que se dice cerquitqa de Recoder, no pues trabajo en el puerto de Mataró, pero lejos tampoco. Oye, si me quieres conocer, cada último miércoles de mes participo en la tele Mataró, en una tertúlia de actualidad. Ahi podràs verme. Y sino, quedamos algún dia. Creo que tienes mi -email, pero puedes pedírmelo si no lo tienes.

Acertadísimo tu comentario con respecto a los best sellers, y has hecho bien en guardarte el dinero para otras cosas de más provecho, o libros que lo valgan.

Moza, besos muy de mar, que estoy muy cerca del mismo.


HOLA PERE MÀRTIR.

Agradezco tus palabras de felicitación, y de momento, puedo decirte que con dos semanas, estoy "divina de la muerte". Esperemos que dure, que hace falta.

Y tu visión sobre el tema, realmente es acertada. Es todo muy subjetivo, pero está tan masificado que da un poco de hastío.

Petonets virtuals i fins a la propera.

guillermo dijo...

Querida Dama Mediterránea, el ejemplar del libro que analizas reposa junto a la mesilla de noche de mi mujer (hace tiempo que hemos hecho separación de bienes en lo que respecta a los libros que reposan en los anaqueles de la librería), y sólo pude leer tres páginas, -no me explico como alguien como tú ha podido leerlo entero_,se intuye su insufrible modernidad desde el principio, y digo su insufrible modernidad porque aparece realmente escrito siguiendo los cánones de quienes escriben pensando en el eco que en otra cosa.

Aquí no hay Arturos Marta, esa es la pena. La tabla redonda está vaciada y excalibur está en la roca. Toda la sociedad está perdida en medio de la inconsciencia, lo cual produce dolor porque los hombres realizan las acciones sin dirigirlas al buen fin que debe instaurarse. Da igual por donde mires. Sea Reyes, gobernantes, artistas de moda, fontaneros, da igual todo, todo es el refeljo del alma espiritual de occidente, nuestro occidente, tan ufano para su historia, tan demoledor para la comprensión esotérica de las leyes que rigen el cosmos. Por cierto te voy a mandar por mail una novela mía. No estoy muy convencido, pero bueno, si puedes pasar de la tercera página, merecerá la pena que lo leas. Muchísimos besos mi dama y gracias por estar tan cerca de mí.

Mertxe dijo...

Recibido, corto y navego... hacia la tele de momento.

Petons-musu bat.

Mertxe dijo...

Ayer fue miércoles y te conocí, Martita. Estuve un ratito en vuestra tertulia que, por cierto, ya conocía de otras veces pero, claro, no sabía que eras tú. A Surinyach le conozco personalmente y por motivos profesionales.

Cuando tengas un rato tonto, si te apetece, no conocemos. Estoy frente a la estación como quien dice, así que te pilla cerquita.

Un abrazo, Marta.